Historia de la Pieza de Mano

Una pieza de mano (Taladro dental) es un pequeño taladro de alta velocidad que se utiliza durante los procedimientos dentales, por lo general para eliminar las cariess o moldear la estructura del diente después de la inserción de un empaste o una corona. Un taladro dental también se puede utilizar en la limpieza y creación de conductos durante el tratamiento de endodóncia, o para quitar los empastes viejos, temporales o coronas antes de la introducción de nuevas restauraciones permanentes. El término “taladro dental” se considera la forma más coloquial del término “pieza de mano dental”, aunque también puede ser interpretado como que incluye la fuente de alimentación para una o más piezas de mano, un “motor dental.” ”La pieza de mano” y “motor” son términos más genéricos y eufemístico para herramientas genéricas dentales.
Las piezas de mano modernas puede girar hasta a 400.000 rpm, [1] y utilizan piezas de aleaciones de metal conocidas como fresas para taladrar. Las Fresas dentales vienen en una gran variedad de formas diseñadas para aplicaciones específicas. A menudo son de acero con un recubrimiento de carburo de tungsteno o son de carburo de tungsteno por completo. La fresa también puede tener un recubrimiento de diamante.

Historia

Bow_DrillLa civilización del valle del Indo ha dado pruebas de que la odontología ya se practicaba  en el 7000 antes de Cristo. [2] Esta forma más antigua de  odontología curaba los trastornos relacionados a los dientes con rudimentarios taladros de arcos, manipulados probablemente por artesanos. La reconstrucción de esta  antigua forma de la odontología mostró que los métodos utilizados son confiables y eficaces. [4] perforaciones con profundidad de 3,5 mm con incisiones concéntricas indican el uso de una herramienta de perforación en dientes que se han estimado en 9000 años de antigüedad. En épocas posteriores, taladros mecánicos de mano fueron utilizados. Al igual que la mayoría de los taladros de mano,  eran bastante lentos, con velocidades de hasta 15 rpm.

En 1864, el dentista británico George Fellows Harrington inventó un taladro dental de cuerda llamado “Erado”. El dispositivo fue mucho más rápido que los taladros anteriores, pero también muy ruidoso.

En 1868, el Dentista Americano George F. Green inventó  un taladro dental neumático accionado con pedal de fuelle.
El primer taladro dental eléctrico fue patentado en 1875 por George Green, un desarrollo que ha revolucionado la odontología.

En 1914, los taladros dentales puede alcanzar velocidades de hasta 3000 rpm. Una segunda oleada de rápido desarrollo se produjo en la década de 1950 y 60, incluyendo el desarrollo de la de la turbina de aire.
La encarnación moderna del taladro dental  es la pieza de mano de turbina de aire, desarrollado por John Patrick Walsh en Nueva Zelanda.

Esta pieza de mano era impulsada por aire comprimido. El modelo final está en manos de la Commonwealth Development Board de Canadá.

El  número de la patente en Nueva Zelanda es No/104611. La patente fue concedida en noviembre a John Patrick Walsh, fue quien concibió la idea de la turbina de aire contra-ángulo como pieza de mano.  Y en 1957 el Dr John Borden la comercializó en America por primera vez  a través de la compañía Dentsply con el nombre de la Borden Airotor.
Las piezas de mano actuales pueden operar hasta a 800,000 rpm, pero comúnmente las piezas de alta velocidad son de 400.000 rpm para trabajos de alta precisión, y se complementa con piezas de baja velocidad, (Micromotores) que tienen velocidades de 40.000 rpm, para ocasiones en que se necesita alto torque en vez de alta velocidad.



Deja un comentario